jueves, 23 de marzo de 2017

LA FABULA DEL LAPIZ

Recuerdo que desde siempre a casa de mis padres llegaba una especie de revista, folletín o algo parecido que se llamaba “El Promotor de la Sagrada Familia”. Creo que la que estaba suscrita a dicha publicación era mi hermana, o la habían suscrito, mas bien.  Es una revista que ofrece artículos breves y muy sencillos para toda la familia, con recetas de cocina, refranes, humor, catequesis, textos sugerentes para la reflexión, etc.
Hoy me ha llegado por otros medios una historia que fue publicada en dicha revista, aunque después investigando he descubierto que pertenece a Paulo Coelho y que seguramente fue publicada por él. En cualquier caso sirve para la reflexión, que es de lo que trata.
Esta es la historia:

LA FABULA DEL LAPIZ de Paulo Coelho
Es niño miraba a la abuela escribir una carta. En un momento dado le preguntó:
Abuela, ¿estás escribiendo una historia que  nos sucedió a nosotros?, ¿Es, por casualidad, una historia que me sucedió a mí?
La abuela dejó de escribir, sonrió y le comentó al nieto:
-Estoy escribiendo sobre ti, es verdad. Ahora bien, más importante que las palabras es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueras como él cuando crezcas.
El niño miró el lápiz, intrigado y no vio nada especial.
- ¡Pero, si es igual a todos los lápices que he visto en mi vida!
Todo depende de cómo mires las cosas.  Hay cinco cualidades en él que, si consigues conservarlas, te harán siempre una persona en paz con el mundo.
Primera cualidad:
-Puedes hacer grandes cosas, pero no debes olvidar nunca que existe una Mano que guía tus pasos. A esa Mano la llamamos Dios y Él debe conducirte siempre en la dirección de su voluntad.
Segunda cualidad:
-De vez en cuando necesito dejar de escribir y usar el sacapuntas.  Con eso el lápiz sufre un poco, pero al final está más afilado.  Por tanto, has de saber soportar algunos dolores, porque te harán ser una persona mejor.
Tercera cualidad:
-El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar los errores.  Debes entender que corregir una cosa que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.
Cuarta cualidad:
-Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior,  sino el grafito que lleva dentro.  Por tanto, cuida siempre lo que ocurre dentro de ti.
Por último, la quinta cualidad del lápiz:
-Siempre deja una marca. Del mismo modo, has de saber que todo lo que hagas en la vida dejará huellas y procura ser consciente de todas tus acciones.



jueves, 2 de marzo de 2017

EL MAR DE LOS HOMBRES LIBRES


El mar de los hombres libres, es una novela de aventuras de carácter épico, que se mueve a caballo de varios géneros: la novela histórica y la de aventuras, donde aparecen personajes reales, como Napoleón, Robespierre, etc, que aportan color y realismo a una época llena de grandes nombres.
En la Francia de Napoleón, el joven Christophe Marchand se convertirá en la voz del pueblo y se levantará para defender el honor de toda una nación. Luchando por olvidar su pasado de mentiras, y huyendo de sí mismo, cruza los mares como soldado a las órdenes de Napoleón Bonaparte. Terminadas las aventuras de expansión francesa, Christophe se convierte en corsario, en náufrago, en occidental adoptado por los nativos y esposado con una joven de la tribu. Después regresa a su aldea y retoma el negocio de galletas que iniciara de niño. Pero el odio eterno de Alexandre Basset no da tregua y Christophe deberá enfrentarse con su pasado, con la mujer que nunca ha olvidado y con una revolución que clama justicia para un pueblo hambriento.
«Mi nombre es Christophe Marchand, fui soldado a las órdenes de Napoleón y corsario. En el océano Índico he participado en mil y una aventuras a bordo de La Confiance: sé de los lugares más exóticos, las afrentas más salvajes y las más temibles tormentas. Y todo por amor, por un amor que no he conseguido olvidar. Regreso ahora a Loupian, como si el destino me regalara una segunda oportunidad. Sólo sé que me debo a mi gente y que no voy a resignarme ante la injusticia. Muchos dicen que la Revolución no ha acabado...»

viernes, 17 de febrero de 2017

LA CIUDAD

Albarracín, declarada como ciudad más bonita de España, es el escenario de este thriller histórico que nos arrastra al siglo XIII-año 1284- a la antigua taifa musulmana una ciudad independiente hasta el siglo XIII, un señorío que no debía su vasallaje ni a Aragón ni a Castilla, que se hallaba defendida por poderosas murallas y montañas que le permitían permanecer independiente de los poderosos reyes que la cercaban y codiciaban poseerla y que nos sumerge en la vida cotidiana de la Edad Media a través de una trama llena de suspense donde se detallan con rigor histórico los problemas que existían en el siglo XIII en Aragón, la crisis que había en Castilla, y la que había en Navarra. Los gremios, el surgimiento de los mismos y el peso tan importante que adquirieron en aquella sociedad tienen un papel relevante en la novela, en la que aparecen fuertemente golpeados por los asesinatos que se van sucediendo a lo largo de la novela.

La magia y la religión, tan importantes en la Edad Media, también cobran protagonismo, y en la novela confluyen Alfonso X el Sabio, Jaime I el Conquistador y Pedro III el Grande, tres de los reyes más importantes de los reinos cristianos de la época. En este escenario, no falta una peligrosa mujer encarcelada en las mazmorras del palacio episcopal; tampoco un sacerdote traicionado; un emisario papal; un espía; un rey excomulgado que decide conquistar la ciudad.

martes, 7 de febrero de 2017

ANTAÑO EN PARAMOLLANO


Imagen de cubierta: ANTAÑO EN PARAMOLLANO
De los esclavos de Franco a los paraísos fiscales. Un recorrido descarnado por un siglo de historia española.
La llegada de un ingeniero alemán, probablemente de origen judío, que llegó a un pueblo para montar un motor de gasolina y reconvertir un molino hidráulico da pie al inicio de esta novela.
La historia discurre entre dos geografías, por un lado Madrid, Nueva York, el resto del mundo y por otro lado Paramollano, un pueblo situado en tierra de campos de Zamora donde se está levantando un puente con tecnologías vanguardistas. 
Intrigas, pasiones y verdades supuestas en dos tiempos, buen dibujados con personajes bien diferenciados, los corruptos del ahora con sus chantajes y estafas, frente a la multitud del antaño donde la gente está sujeta a la ética del honor a los prejuicios del Siglo de Oro, que tienen que sobrevivir y la humillación de los vencidos en la guerra civil.

Alfonso Peláez (Arquillinos, 1956), mi amigo de la infancia, se dedica profesionalmente al márketing promocional y acaba de publicar una interesante novela. Con "Antaño en Paramollano" debuta en el ámbito literario.

miércoles, 11 de mayo de 2016

SENTIDO COMUN

Normalmente, los obituarios sirven para recordar, a modo de homenaje, a un ser querido que ha fallecido recientemente, haciendo un recuento del contexto, la trascendencia pública y el significado de la vida que esa persona. Entre las palabras que generan tristeza, a veces se puede extraer una especie de mensaje codificado entre líneas que esperanza a los vivos para que sigan disfrutando al máximo de sus vidas.
Hoy queríamos compartir uno de los mejores obituarios que se haya escrito alguna vez publicado originalmente por The New York Times, que hace un emotivo homenaje a algo que muchos han perdido por el camino y que tanto escasea últimamente. Me refiero al sentido común:
“Hoy lloramos la muerte de un querido amigo, Sentido Común, que ha estado con nosotros durante muchos años. No se sabe con certeza la edad que tenía, puesto que sus registros de nacimiento se perdieron hace mucho tiempo entre las formalidades de la Burocracia. Será recordado por haber cultivado lecciones tan valiosas como saber “tener los pies en la tierra” o por qué los pájaros madrugadores son los que consiguen lombrices, y, también, por reconocer la validez de frases tales como “la vida no siempre es justa” y “tal vez haya sido yo el culpable”.
Sentido Común vivió bajo simples y sensatas políticas financieras (no gastar más de lo que se gana) y estrategias confiables (los adultos, no los niños, están al mando).
Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente cuando las regulaciones bien intencionadas, pero ineficaces, fueron fijadas en su lugar. Noticias como la de que un niño de 6 años de edad fue acusado de acoso sexual por besar a una compañera de clase, adolescentes expulsados del colegio por utilizar enjuague bucal después de comer, o la una maestra que fue despedida por reprender a un alumno indisciplinado, solo empeoraron su condición.
Sentido Común perdió terreno cuando los padres arremetieron contra los maestros por hacer el trabajo disciplinar que ellos mismos habían dejado de hacer con sus ingobernables hijos. Pero declinó aún más cuando las escuelas fueron obligadas a obtener el consentimiento de los padres para administrar loción bronceadora o una aspirina a un estudiante; pero no podían informar a los padres cuando una estudiante quedaba embarazada y quería abortar.
Sentido Común perdió las ganas de vivir cuando las iglesias se convirtieron en empresas y los criminales recibían mejor trato que sus víctimas.
Sentido Común recibió una paliza cuando no podía defenderse de un ladrón en su propia casa, mientras que este podía demandarle por agresión.
Sentido común renunció finalmente a su voluntad de vivir, después de que una mujer recibiese una gran compensación económica por derramarse, a causa de un descuido suyo, un café hirviendo en un conocido restaurante de comida rápida.
La muerte de Sentido Común fue precedida por la de sus padres, Verdad y Confianza, la de su esposa Discreción, la de su hija Responsabilidad y la de su hijo Raciocinio.
Le sobreviven sus 5 hermanastros: Conozco Mis Derechos, Lo Quiero Ahora, Alguien Más Tiene La Culpa, Soy Una Víctima y Págame Por No Hacer Nada.
Fueron pocos los que asistieron a su funeral porque casi nadie se dio cuenta de que se había ido"